Deja un comentario

El Camino de Santiago en la Edad Media

 

 

Soy Gadea Vázquez Núñez , tengo 19 años y nací en el año 983. Estamos en el año 1002, vivo en Asturica. Mis padres son campesinos. Mis amigos Beltrán, Aldara y yo vamos a hacer el camino de Santiago para pedir el perdón de Dios porque hemos robado a otros campesinos para poder sobrevivir y no morirnos de hambre, ya que con tantos impuestos casi no nos queda comida. Por eso, estamos dispuestos a hacer el camino de Santiago, marcharemos del poblado en un día a este camino tan largo, nos tendremos que llevar burros con grandes alforjas. En esas alforjas meteremos un poco de comida y túnicas de repuesto . Para este camino hay muchas rutas diferentes, pero nosotros hemos decidido escoger el de la costa del norte .

   Empezamos en Gijón, a 25 km de Avilés, esta etapa es sencilla y relativamente corta. Ahí nos refugiamos en la casa de unos conocidos con los que solemos hacer trueques y los burros los dejamos en su establo.

   Al día siguiente, salimos rumbo  a Muros de Nalón, esta etapa es de 22,5 km. Esta vez nos refugiamos en una iglesia a la que llegamos empapados y llenos de barro debido a las fuertes lluvias que había. Los burritos los dejamos en una establo del pueblo.

   Nuestra tercera etapa es de 16 km hasta Soto de Luiña. En esta etapa hubo muchas subidas y bajadas e íbamos por el interior de la Península Ibérica. Una vez allí, dormimos bajo las estrellas y los burros los atamos a un árbol.

   La cuarta etapa es Cadavedo, que nos quedaba a 23 km de Soto de Luiña. En este tramo del camino, hubo mucho desnivel y aquí pudimos descansar en una torre de la Baja Edad Media, es una torre popularmente muy conocida por ser una torre defensiva y medieval. En esta etapa no descansamos y seguimos caminando hacia Luarca que fueron 16 km en plena noche. Fue una etapa cómoda y corta , con un paisaje verdaderamente fantástico. Cuando llegamos a este maravilloso pueblo nos acogieron en una casa con seis hijos para poder descansar porque estábamos agotados por hacer dos etapas seguidas .

   Después de dos días de descanso con una familia muy amable, retomamos el rumbo hacia La Caridad, que nos  quedaba a 29.5 km. Esta etapa fue la más larga de todas, pero, después de hacernos dos seguidas, de un total de 39 km, podríamos bien con ella. En esta parte del  camino no tuvimos vistas al mar y debido a eso se nos hizo un poco más largo de lo que nos esperábamos. En La Caridad nos refugiamos en una casa medio en ruinas.

   Al día siguiente, marchamos rumbo a Ribadeo, un camino de 22 km corto y llano. Una vez allí nos acogieron unos monjes y nos dieron sopa de champiñones que estaba deliciosa. La verdad es que a todos nos sorprendió que los monjes nos acogieran, pero, por lo que nos dijeron en el pueblo, esos monjes eran diferentes: ayudaban a la gente del pueblo siempre que podían y donaban comida a las familias con más hijos y que tuvieran una mala situación económica.

   Después de pasar una buena noche en la iglesia tomamos rumbo a Lourenza a 30 kilómetros de Ribadeo. En esta etapa ya fuimos yendo hacia el suroeste. Lourenza era un pueblo con poca gente y esta vez volvimos a dormir bajo las estrellas ya que hacía una noche muy buena y no había ninguna nube.

   Al día siguiente, empezamos otra etapa que duraba 23 km y nos llevaría a Gontán. Esta etapa tampoco es muy larga, tiene subidas y bajadas. Cuando llegamos allí, todavía era temprano y decidimos hacernos otra etapa más hasta Vilalva. Esta fue muy corta, solo 18 km y el paisaje era hermoso. Cuando llegamos allí dormimos otra vez al aire libre, definitivamente el tiempo estaba a nuestro favor.

   Ya hace once días que salimos de nuestro hogar:  hoy nos dirigimos hacia Arzúa en una dura etapa de 59 km. Está llena de subidas y bajadas, constantemente, que hacen que nuestras piernas se cansen más de lo habitual. Cuando por fin llegamos, nos alojamos en una casa de una familia muy amable del pueblo.

   Ya sólo nos queda la última etapa de 38,2 km. Una vez que llegamos, dejamos los burros atados a un km de distancia de la catedral. Fue impresionante ver delante de nosotros esa maravilla. Nos dispusimos a entrar  y lo primero que hicimos fue ir a  confesarnos. Después acudimos a una misa diaria durante  el tiempo que estuvimos en esta ciudad tan hermosa. 

 

 

 

 

Dana Álvarez. Segundo de ESO C

Deja un comentario

Agradecimientos

 

Desde el departamento de Geografía e Historia, los alumnos y alumnas de Segundo de ESO han realizado con su profesora Patricia un  proyecto sobre la peregrinación en la Edad Media a Santiago de Compostela. Para ello, han hecho caso a su imaginación, y se han puesto en la piel de un peregrino o peregrina  en aquella época. La profesora ha quedado muy satisfecha con sus relatos y buena prueba de ello, son los que publicamos en el Blog de la Biblioteca del IES. Gracias al Departamento de Lengua Castellana y Literatura por permitir su publicación y gracias a vosotros y vosotras por dejaros llevar por la Edad Media, y lo más importante por sentir, imaginar y crecer.

Patricia Rozada Van Litsenburgh

 

Deja un comentario

El Camino de Santiago

ilustracion-del-camino-de-santiago-en-la-edad-media-chema-roman_5643_p

 Me llamo Carmen de Lara, nací el 22 de agosto del año 1400 en un pueblecito muy cerca de Roncesvalles, lugar por donde pasa el Camino de Santiago francés. Pertenezco al estado llano, trabajo de costurera real y actualmente tengo 50 años. Desde que era niña oía leyendas sobre el Camino de Santiago y las historias de por qué la gente lo hacía. El día que mi hermano enfermó decidí que era el momento para hacerlo yo. Comienzo el camino en Roncesvalles; (caminado son una 146 horas y 705 Km). La ruta pasa por: Pamplona, Burgos, León, Lugo y Santiago.El-Camino-de-Santiago2-450x218

Comienzo una mañana de primavera, lo tengo todo listo para iniciar mi peregrinaje, con solo: mi zurrón, con la calabaza, bastón, la concha de vieira, el sombrero para protegerme en las horas del sol y una buena capa que yo misma hice para protegerme de la lluvia y de las horas mas frías. Me acompaña mi hermano pequeño, juntos vamos a pedirle al apóstol salud para nuestro hermano mayor y que se cure pronto.

pilgrim-caminoCuando voy a mitad del camino llegando a un albergue, cerca de León me retuerzo un tobillo, en mi zurrón llevo una venda y también en el albergue me miran por si tengo en el tobillo algo que me impida continuar al día siguiente con la ruta. Por suerte amanezco sin dolor. Durante el trayecto comentamos que no nos ha llovido casi y había lugares preciosos, paisajes muy diferentes a los que yo estoy acostumbrada a ver en el pueblo del que nunca había salido, bonitos puentes recién construidos, también las iglesias y catedrales que impresionan por su tamaño. Sin duda la mas impresionante de todas es la…Catedral de Santiago.1332413181800

El camino de Santiago es una experiencia preciosa, que además de conocer sitios y gente nueva, te hace pensar en las cosas y las personas que tienes. Yo la volvería a hacer sino fuese de que tengo que volver a mi trabajo en palacio, como costurera real.

1f6a7e30abc03545caf1bbab3a04a2d6--sundialCarmen González Larath (1) Segundo A 

Deja un comentario

¡VAMOS A REALIZAR EL CAMINO!

 

Hoy por la mañana me desperté contenta, porque hoy sería el día en el que podría recorrer un camino que me llevaría hasta Santiago de Compostela y decidí ir por el Camino Portugués que es el más cercano a mi casa. Pero, antes, me gustaría presentarme; soy Adela Belo Costa y nací el 9 de Marzo de 1388 en O Matelo y con mis 25 años me propongo recorrer el Camino Portugués para darle gracias al apóstol Santiago por haber curado a mi hermano de una terrible enfermedad.

A pesar de ser de la nobleza me gusta salir y visitar la naturaleza, siempre teniendo en cuenta los animales y los depredadores que pueden andar por ahí. Pero aún así decidí recorrer el Camino Portugués.

El camino sería algo largo, estaría fuera de casa unos doce días realizando ida y vuelta, recorrería unos 232 Km. en total:

  • Tuy – Porriño (16 km).
  • Porriño – Redondela (14 km).
  • Redondela – Pontevedra (21 km).
  • Pontevedra – Caldas de Reyes (22 km).
  • Caldas de Reyes – Padrón (21 km).
  • Padrón – Santiago (22 km).

 

Ya llevaba todo lo necesario para comenzar mi aventura, cogí todo el agua posible y toda comida que pudiese llevar, aunque también llevaba otros utensilios que podría necesitar.

Comencé mi viaje en dirección a Tuy y eso incluiría salir de Portugal e irme a España; aunque tardé un poco, la espera valió la pena, aquello era precioso y diferente a lo que me había imaginado.

A mí alrededor veía árboles con un color muy verde y unas pequeñas aldeas por otras zonas; pero lo que más embellecía a la ciudad era su catedral, (Santa maría de Tuy).

Allí pase la noche, la verdad, me costó encontrar a alguien que me ayudase a resguardarme del frío pero al final encontré a una familia de campesinos muy amables, pero hambrientos y en mal estado, yo les di las gracias y para agradecerles la estancia les di un poco de mi comida y de mi agua.

Al día siguiente cogí mis cosas y me dirigí a Porriño. Esa vez me costó un poco más llegar, tuve que dar un buen rodeo al camino debido a que había unos hombres con cara de pocos amigos, en mi opinión, así que tardé un poco más de lo esperado.

Tras dar ese rodeo quedé agotada y mis piernas no daban a más. Al llegar a Porriño, vi que era diferente a Tuy; ahí me encontré el Ayuntamiento. Tuve que acercarme a un mercado porque me quedaba sin provisiones y así descansaría un poco. Aunque yo ya sabía que este viaje no iba a ser fácil quise continuar y estuve día y noche yendo entre colinas, valles, rocas, bosques, etc, claramente sin olvidar a los peligros naturales que me podría encontrar.

Por fin cambié de lugar y contenta de haber conseguido llegar hasta allí sin descanso, decidí pararme en una de las casas a descansar, (aunque en esa situación fue más sencillo  encontrar alojamiento). Redondela era un lugar muy bonito, al sur de la ría de Vigo, árboles y casas pequeñitas pero los que más llenaba la ciudad era su gran mercado.

Allí me quedé todo el día a descansar; lo suficiente como para que a la mañana siguiente pudiese seguir con me viaje. Lo único que me hizo ir más despacio fue el frío al amanecer, pero por suerte la familia con la que me había quedado era comerciante y como tenían varias mantas, me prestaron una.

Por desgracia, como me había sucedido la última vez tuve que dar un buen rodeo al camino, porque había un gran precipicio y no pude continuar, así que tomé un desvío.

Una vez en Pontevedra vi la Basílica de Santa María la Mayor en medio de la aldea, era muy bonita, pero no me podía quedar mucho tiempo más, así que continué con mi ruta. Esta vez me sorprendió que el camino estuviese tan despejado de peligros, lo que hizo que me fuese más rápido llegar hasta Caldas de Reyes.

En mi camino me encontré un pequeño río y algunos árboles tapándole; aproveché y cogí un poco de agua de éste para el resto del camino.

Seguí caminando y a lo lejos vi una iglesia, pero a medida que me iba acercando vi que era concretamente la iglesia de Vemil (de estilo románico). Aunque no me quise retrasar demasiado quise dar una vuelta para verla mejor y visitar la ciudad.

Tenía muchas ganas de llegar a Santiago de Compostela pero ya se me había hecho tarde así que tuve que acampar porque todavía no había encontrado ninguna aldea, así que me puse las mantas que me habían prestado en Redondela. A la mañana siguiente me dirigí hasta Padrón.

Sin duda lo que más me sorprendió al llegar fue la Iglesia del Carmen, en mi opinión era enorme, tenía cuatro campanas en su parte alta y había mucha gente observando esa increíble construcción; sin embargo yo tuve que seguir, ya no me faltaba nada para llegar hasta Santiago. De tal emoción no quise descansar; eran un montón de sentimientos los que tenía por haber llegado tan lejos

Y por fin llegué, conseguí llegar hasta Santiago. Allí me quedé todo el día y le di las gracias al apóstol Santiago por haber curado a mi hermano.

El camino de regreso, se me hizo más corto, pero a la vez supe qué es lo que me iba a encontrar porque eso ya lo había vivido, lo único que cambió fue que en el trayecto de vuelta desde Porriño hasta Tuy, los hombres que me había encontrado ya no estaban.

Todo lo que me había sucedido se lo conté a mi hermano, y orgulloso de mí y a la vez yo conmigo misma, tuve una experiencia nueva para contar y un recuerdo bonito que guardar.

 

 

Laura Gracia. Segundo de ESO A

Deja un comentario

INSTAGRAM

¡Extra! ¡Extra! Ya tenemos instagram.

Y es que, como sabemos que es una de vuestras redes favoritas…si no la más favorita… nos hemos puesto al día y aquí andamos. Buscadnos: @biblioelpiles

Desde esta nueva cuenta, queremos recomendaros y que recomendéis, que hagáis fotos chulas y si os parece interesante, que nos las enviéis y las publicamos, que nos etiquetéis si consideráis que la ocasión lo merece. Os invitamos a seguirnos, tanto vosotros como vuestras familias y  todos los miembros de la comunidad educativa y si hay ideas que aportar…!bienvenidas sean!

Y un por favor, muy grande:  que no perdamos nunca el respeto hacia las ideas, los sentimientos, los gustos de los demás. ¡Empatía, siempre, chicos!

Hagamos nuestro centro más grande, si cabe y más en red con el mundo.

Deja un comentario

HUMOR DE AÑO NUEVO. Tiras cómicas para despedir 2018 y comenzar 2019.

Deja un comentario

FELIZ NAVIDAD

 

20181217_112419

¡Por fin han llegado las deseadas vacaciones navideñas! Tras un largo trimestre lleno de exámenes, trabajos, tareas obligatorias y alguna que otra risa, nos merecemos un descanso.

Esperamos que disfrutéis de estos días y volváis con fuerzas renovadas.  Y no olvidéis pedirles a SSMM los Reyes Magos de Oriente , algún libro con el que vivir aventuras geniales.

Os dejamos de regalo unas postales navideñas hechas con mucho amor y purpurina por los alumnos de 1 ESO. En ellas han deseado todo lo mejor para la gente del Piles. ¡Felices fiestas y muchas lecturas!