Deja un comentario

NO SE DESCARTA… LA TRAMPA, Alex Grijelmo

libertad

El verbo “descartar” amplió hace ya siglos su presencia original en las mesas de naipes para significar también, por vía metafórica, “excluir” o “rechazar” (nos deshacemos de una carta, la rechazamos). Y con esa acepción ha logrado un gran éxito en los titulares de prensa de nuestros días.

faro-25Ahora bien, el verbo “descartar” viene usándose más en el lenguaje periodístico con una negación: “no se descarta”. Y por ese lado se informa de muy poco, a diferencia de lo que ocurriría con “se descarta”, pues en este caso ya se dice con seguridad que, al menos, algo no va a ocurrir o no ha sucedido.Janikow-casalibro-lr
¿Descarta usted, que lee estas líneas, cambiarse enseguida de casa? Usted se encuentra bien en ella, se ha acomodado al barrio, a las habitaciones, a los muebles…, y desea seguir donde está. Pero, ¿lo descarta o no? Por supuesto, no descartará cambiarse de casa si de repente puede comprar otra mejor, o si por el contrario se reducen sus ingresos y debe buscar una más barata, o si empiezan a producirse averías en el suministro de agua y no se ducha cuando le viene en gana… ¡Cómo va a descartar cambiarse de casa! Eso no lo descartará nadie en términos generales, aunque viva tan a gusto en la suya.
clubes-lectura-malaga-noviembre-lluvia-letras_1_1445842Sin embargo, políticos y periodistas elevan a rango de noticia muchos “no se descarta que”, “no descarto que”, “no descartó que”, pese a tratarse de una locución vacía… y a veces marrullera.Por tanto, el verbo “descartar”, si se usa acompañado de un adverbio de negación, anda entre el ni fu ni fa, el ni chicha ni limoná y el ni oxte ni moxte. O sea, que decir que no se descarta algo equivale a no decir apenas nada, porque pocas cosas son las que podemos descartar, del mismo modo que nunca debemos decir de esta agua no beberé (y no porque esté mal dicho “de esta agua”, que está bien dicho, sino porque no conviene hacer negaciones categóricas de las que quizá nos arrepintamos).
Por supuesto, el valor que le da el periodista se basa en una interpretación de lo dicho. Pero aceptar eso implica acoger con júbilo que las palabras signifiquen algo distinto de lo que significan. Es el caso de aquella broma según la cual un diplomático que responde “sí” quiere decir en realidad “quizá”; y cuando contesta “quizá”, quiere decir “no”; y si responde “no”, entonces no es un diplomático.
Los periodistas aceptamos sin problema la misma trampa: cuando un político responde que él no descarta tal cosa, nos induce a interpretar que en realidad tal cosa se hará. Y si luego tal cosa no se hace, él siempre podrá alegar que en realidad lo que dijo es que no lo descartaba.
(Fuente: El País, 07-06-2015)Letra B- Poggi Mauro 1750 - Alfabeto di lettere iniziali

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: