Deja un comentario

Últimas sugerencias del Club de Lectura: Las huellas de la vida y La joven de la perla

huellas-vida-L-fCaJUy

El taller de lectura nos vuelve a sugerir dos obras que han analizado en sus últimos encuentros: Las huellas de la vida y La joven de la perla, dos novelas históricas de la escritora Tracy Chevalier.

dejando-huella

Son las primeras horas de la madrugada de un día cualquiera de
comienzos del siglo XIX y dos mujeres andan por las rocas escarpadas
de la costa inglesa en busca de unas piedras extrañas que llevan la
marca de vidas antiguas. Elizabeth, una dama culta y soltera, y Mary,
una chiquilla de humilde condición, comparten una afición peculiar:
las dos buscan y coleccionan fósiles. Su labor es discreta, pero llega
el día en que Mary por fin encuentra una pieza de grandes
dimensiones, que acabará en las vitrinas de un museo de Londres. A
este hallazgo le siguen otros igual de sorprendentes que no consiguen
sacar a Mary del anonimato y la pobreza, pero sí abrir el debate en la
comunidad científica acerca del origen de las especies. Solo muchos
años más tarde el talento tendrá su recompensa y el nombre de las dos
mujeres entrará por fin en las páginas de la Historia con mayúscula…

mariposa-hojas-jaspe

564.. Como es habitual en ella, Tracy Chevalier entrelaza ficción y realidad, y vuelve también en Las huellas de la vida sobre algunos motivos frecuentes en sus obras: las desigualdades sociales, el cruce entre clases, la amistad y el talento innato. Valiéndose del uso de la primera persona, la autora recrea no solo las vidas, sino también las voces de Mary Anning y Elizabeth Philpot, dos figuras históricas, y logra un buen contrapunto entre dos personajes llenos de contrastes –una ilustrada, la otra casi analfabeta– pero unidas por su talante de mujeres singulares en el seno de una sociedad de miras estrechas. Aunque Las huellas de la vida parte de dos personajes históricos, Elisabeth Philpot y Mary Annig, no se trata de una biografía de estas dos pioneras de la paleontología vertebrada, sino de una ficción novelada. Con gran acierto Tracy Chevalier, autora de La joven de la perla, nos traslada a la Inglaterra del principios del siglo XIX. Un lugar hostil para las mujeres, que tenían negado el acceso al vida culta y académica, un mundo en el que dependían casi al completo de los hombres para poder participar en la vida social, incluso  para salir a la calle si se tenía una posición respetable. Una época clasista en extremo que colocaba a hombres y mujeres en compartimentos estancos, de los que era imposible salir incluso por matrimonio,  a no ser que se quisiera bajar en la escala social, subir era casi imposible, el nacimiento colocaba a cada uno en su lugar. Elisabeth Philpot es una mujer bien situada en la vida, de clase media, vive una vida cómoda en Londres dedicada a la cultura. Sin embargo esta vida se ve truncada por el matrimonio de su hermano. Huérfana de padre y madre, al casarse este, la casa familiar pasa a ser su legado y se ve obligada junto con dos hermanas más a buscar un pueblo donde la vida sea más asequible a tres mujeres solas que tienen una renta anual de 150 libras. El pueblo elegido es Lyme Regis, allí lejos de la city, del bullicio, de los museos, encuentra una nueva afición, la búsqueda de fósiles. Ocupación nada adecuada para una mujer soltera de su edad y posición social, pero en este pueblo marítimo encuentra la libertad dentro de unos límites que Londres le negaba. Además se sabe poco agraciada, y sin dote para encontrar marido. Nuestra segunda protagonista y narradora es Mary Anning, en la época en que Elisabeth llega a Lyme es tan solo una muchacha, de clase social muy baja, que se dedica a buscar en la playa fósiles con los que ayudar al sustento de su familia. Es una muchacha espabilada y autodidacta, todo lo que sabe de los fósiles lo ha aprendido de su padre y pasando frío y multitud de peligros en la playa, en verano y en invierno. Ella fue la descubridora  de los primeros dinosaurios vertebrados, reconocimiento que no obtuvo en ningún momento por ser una mujer. Pero lejos de apocarla siguió buscando más y más monstruos como ella los llamaba, que ayudarían a salir a la familia de la extrema pobreza en la que vivían. La afición de ambas mujeres a la paleontología, aunque cada una en una rama diferente, les llevo a ser amigas a pesar de que la diferencia de edad era notable y la pertenencia a distintas clases sociales la hacia imposible. Al de tratarse de una ficción novelada hay acontecimientos reales en ella, sin embargo, la autora, dada la monotonía de la vida de Mary Anning que pasaba día tras día en la playa sin hacer casi otra cosa, se vio obligada a convertirla en un personaje de ficción, que se adaptara bien al carácter reservado de esta mujer y a su interés por la paleontología. Ambas solo consiguieron una pequeña mención en algunos artículos científicos.220px-Mary_Anning_painting

footprintsnewbrunswick3El nombre de Mary Annnig salió a la luz por primera vez en 1825, en Francia, y en Gran Bretaña tendría que esperar reconocimiento hasta 1829, y  murió en 1847 víctima de un cáncer. Reconocimiento semejante alcanzó Elisabeth Philpot en el campo de los peces fósiles, aunque esta sobrevivió a Mary. Las convenciones de la época evitaron que ninguno de los descubrimientos de estas mujeres llevaran sus nombres. Y en este aspecto la novela de Tracy Chevalier supone el espaldarazo que la sociedad científica les negó a estas valientes mujeres que lucharon contra las convenciones sociales y religiosas de una época que les fue hostil.

Nuestro debate se centró en dos aspectos: el papel que se reservaba a las mujeres en esa época (pues la búsqueda de fósiles no se considera apropiada para ellas) y la confrontación entre ciencia y religión que fue tan frecuente en los tiempos en que las teorías sobre el evolucionismo comenzaron a desarrollarse. El libro puede ser recomendable para los alumnos aunque es cierto que en algunos capítulos su lectura es un poco lenta y puede hacerles «desengancharse» de la trama. Las profesoras de Ciencias Naturales tienen previsto trabajar con algunos pasajes del libro el próximo curso ya que está muy relacionado con el contenido de su asignatura. 

la joven de la perla. jpg

Vermeer-view-of-delftLa joven de la perla es una novela histórica escrita en 1999 por Tracy Chevalier. La acción tiene lugar en Delft, Holanda y está inspirada en el cuadro de Vermeer La joven de la perla. Mediante la ficción, la autora imagina y relata las circunstancias bajo las que el cuadro fue pintado. En el año 2003 se filmó una película que es adaptación de la novela y lleva el mismo nombre. En el siglo XVII, Griet, una chica de 16 años, vive con su familia en el barrio más pobre de Delft. Cuando el padre de Griet queda ciego en un accidente sufrido en un horno de cerámica, la joven se ve obligada a emplearse como criada en casa del pintor Vermeer. Al principio se encuentra un poco incómoda, pero pronto se acostumbra a su nueva vida. Mientras sirve allí, la zona donde vive su familia es atacada por la peste bubónica, y la hermana de Griet fallece. En esos momentos, empieza un romance con Pieter, el hijo del carnicero. La relación de Griet con Vermeer va cambiando a medida que pasa el tiempo. Así comienza a hacer recados y tareas para él, pero sin que lo sepan los de la casa. Y cuando la modelo del pintor cae enferma, ella toma su lugar. Mientras tanto, el rico y desenfrenado mecenas de Vermeer, van Ruijven, se fija en la muchacha y presiona a Vermeer para que los pinte juntos. Griet y Vermeer se muestran reacios al pedido del mecenas, debido al escándalo que se produjo la última vez que van Ruijven fue pintado con una chica. Finalmente, Vermeer llega a un acuerdo y pinta a Griet sola. Pero la obliga a ponerse los pendientes de perlas de la esposa. Cuando ésta se entera, Griet debe marcharse. Diez años más tarde, casada con Pieter y con dos hijos, es llamada a la casa del pintor. Vermeer ha muerto y como parte de su último deseo, recibe los dos pendientes de perlas, que más tarde empeña, saldando así la deuda entre el carnicero y los Vermeer.vermeer

vermeer 1Esta lectura nos parece muy recomendable para los alumnos, incluso los de los primeros cursos de secundaria, ya que aparecen pocos personajes, la trama es sencilla y el vocabulario es accesible. Asimismo, está muy relacionado con la asignatura de Historia, ya que permite a los alumnos conocer aspectos de la obra de este autor y de los Países Bajos en el siglo XVII (por ejemplo, las confrontaciones entre católicos y protestantes o la importancia de la vida burguesa).th

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: